lunes, 19 de julio de 2010

En el periódico ecuatoriano LA HORA





Lunes 19 de julio de 2010

Pablo Gallo es un pintor y cineasta español, nacido en 1975 que fue concibiendo uno de los libros más inteligentes e interesantes de los últimos años en España e Hispanoamérica. Primero concibió una hermosa serie de dibujos eróticos circulares, los mismos que dan la impresión al que mira, de que son vistos a través de una cerradura. No solo es el dibujo, sino la cercanía al mundo del ojo del voyerista. Y que mejor combinación que este ojo del artista esté combinado con otro ojo: el del escritor.

Pablo Gallo trabajó sus dibujos, todos en blanco y negro, después desplegó una búsqueda por España y Latinoamérica a través del internet y encontró a muchos de los más talentosos escritores actuales de nuestra lengua, a los cuales sedujo con un delicioso pedido al que era imposible negarse: escribir un texto literario corto en base a sus dibujos. El escritor podía escoger entre tres o cuatro dibujos que el estupendo pintor proponía y entonces se iba armando el rompecabezas de este libro que ya está en las librerías de España causando un verdadero revuelo.

El libro ha sido editado por Ediciones del viento. La presentación oficial del libro fue en la Feria del Libro de Madrid, pero hasta la actualidad el libro está dando las vueltas por todas las principales ciudades de España en donde el libro ha sido expuesto como protagonista de la más importante literatura de jóvenes escritores en nuestro idioma.

69 dibujos y textos conforman el libro: entre ellos Claudia Apablaza (Chile), Andrés Neuman (Argentina), John Jairo Junieles (Colombia), Patricia de Souza (Perú), Alan Mills (Guatemala). De nuestro país están Leonardo Valencia y quien suscribe la presente nota. El libro sirve como una antología urgente de la nueva literatura en prosa y verso de la lengua castellana. En el libro se puede encontrar textos eróticos de una sugerencia estimable, hasta prosas cercanas a la pornografía y a la gráfica del dibujo y las palabras. La consigna del libro es, entonces, encontrar en la sugerencia la elasticidad de su deseo. En lo evidente no está la imaginación.

Por Xavier Oquendo Troncoso



 



Enlace al periódico AQUÍ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada